EditorialNoticias

Elecciones indefinidas: Alberto les da previsibilidad a los intendentes

Por Lionel Benitez

No es la primera vez que el jefe de Estado se refiere a las elecciones indefinidas de los intendentes. En el distrito de Ferraresi volvió a la carga sobre la ley que se votó en el 2016 en la gestión Vidal y que por ese entonces también fue acompañada por el massismo, hoy dentro del Frente de Todos.

Alberto Fernández vuelve a poner el debate sobre las elecciones indefinidas. Esta vez sin rodeos. Es un tema que es pasión de multitudes entre los alcaldes del conurbano, sobre todo entre aquellos que van por sus segundo mandato desde la aprobación de la Ley que busca limitar a los jefes comunales con solo dos períodos. El presidente dio el guiño para que se avance en estrategias para poder surfearlo, la judicial seria la más probable. Los intendentes justifican, con mucha razón, que desde que se promulgó la ley muchos de ellos estaban en pleno mandato y que no se puede ir para atrás. Comenzarían a contar desde el 2019 o eliminarla de raíz. Hay apoyo de varios alcaldes opositores a los que -si bien no son catalogados como barones del conurbano a pesar de que muchos de ellos están hace varias gestiones a la cabeza de sus distritos- jamás les cerró la maniobra de “oxigenación” política.

“Si un intendente es elegido por la gente nosotros no podemos ir contra la voluntad popular”, deslizó Fernández. Cree que las gestiones municipales son el primer mostrador de reclamos y que si un jefe comunal no gestiona bien tarde o temprano es desplazado por el voto. Hay experiencias de sobra en 2015.

Fuera de las especulaciones, que desde todos los sectores se pueden hacer sobre la relación del presidente con Cristina Fernández, las palabras del jefe de Estado le dan previsibilidad a las gestiones municipales, que si bien atraviesan el golpe de la pandemia, enfrentaban la falta de horizonte en las reelecciones que le desacomodaban la mesa de arena política, ante la incertidumbre de un futuro sin varios de los intendentes, que en teoría terminarían su segundo mandato en 2023. Las estructuras necesitaban un gesto de continuidad. Así es la política.

Con un escenario con reglas no tan claras, hasta las palabras del presidente, buscan la alquimia de esta ley prohibitiva para perfilar hasta sus propias internadas, que siempre las hay, y donde la Cámpora busca seguir construyendo territorio en la provincia ganando intendencias desplazando – con acuerdos- a históricos intendentes. Pero esto lo cambia todo.

El espacio que lidera Máximo Kirchner, que comenzó a reunirse con jefes comunales, tiene ansias de poder desde la construcción territorial tensionando distritos del conurbano donde las pujas comienzan a exhibirse. Massa busca ampliar la plataforma oficialista con acuerdos más amplios. Alberto solucionó parte de la ecuación para las intendencias.

Noticias relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *