EditorialMunicipios

¿El conurbano va hacia la apertura medida?

Por Lionel Benitez

Evidentemente el tiempo de cierre completo está llegando a su fin y el cauce natural de las cosas muestra que en el conurbano, a pasar que camina mucha gente, los municipios mantienen el aislamiento, al menos en lo discursivo, para mantener a raya al sector que sigue tomando los cuidados y cumpliendo protocolos.

En la región del noroeste los primeros calores por la llegada de la primavera comenzaron a mostrar- que si bien la cuarentena terminó de hecho hace un tiempo– que los distritos empiezan a vivir la nueva normalidad con mayores aperturas. La apertura medida.

Un claro ejemplo de esto son los municipios alineados a la oposición. Allí siguen la lógica de la ciudad de Buenos Aires comenzando a soltar la soga en tiempos donde los contagios diarios siguen siendo altos pero estables. Apelan a la responsabilidad individual pero arriada desde las gestiones con una fuerte campaña de concientización para seguir manteniendo cuidados extremos mientras las conversaciones prosperan.

San Miguel habilitó restaurantes y locales gastronómicos pero no solo con modalidad take away sino que con mesas al aire libre. Misas y reuniones con dueños de locales nocturnos también marcan la agendad del municipio que gobierna Jaime Méndez.

En José C. Paz juntos por el Cambio presentó un proyecto para habilitar locales gastronómicos, que hasta ahora solo realizan entregas domiciliarias, el comercio está abierto en su totalidad, incluso hasta algunos gimnasios y cantinas barriales. Resta saber el destino de los locales de comidas y bebidas nocturnos que tienen patios abiertos, ellos tienen amplias chances de abrir nuevamente tras seis meses de pérdidas.

En Malvinas el municipio realiza una campaña de cuidados en la vía pública. Si bien no están permitidos los encuentros en espacios públicos piden cuidados para los que realizan visitas para actividad física en plazas. Reparten barbijos y alcohol en gel entre familias que salen a despejar a sus hijos, este fin de semana increíblemente se registraron grupos que no los utilizaban. Los accesos ya están despejados y hacen un trabajo de conciencia. El sistema de salud y los profesionales siguen en la primera línea de trabajo contra el Covid-19.

Las gestiones locales no son ingenuas saben que la gente sale  y entre el Estado policial y el cuidado con distanciamiento social apuestan a los segundo, el calor comienza a instalarse y los intendentes arman el esquema de la nueva normalidad hasta la llegada de la vacuna.

Noticias relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *