Municipios

Una mujer y su hija de dos años fueron quemadas vivas en José C. Paz

Anabella Olmos, una jóven madre de cinco hijos, murió a causa de graves quemaduras tras luchar por su vida durante seis días. Su asesino fue su pareja, un hombre conocido por su prontuario y que había recuperado la libertad hace meses cuando fue arrestado al intentar robar un jardín de infantes en el barrio Sagrada Familia del distrito paceño.

Si bien la primeras informaciones hablaban de un accidente, por la explosión de una garrafa, con el correr de las horas se conocieron datos escalofriantes de los momentos preliminares al fatal incendio que acabó con el femicidio de Anabella Olmos.

Cristián Ramírez, conocido por Luna, la pareja de la jóven, habría manipulado una garrafa amenazando con quemarla viva a ella y sus cinco hijos. Según explicó luego el asesino, «fue parte de un juego que le salió mal y terminó por quemar viva a la mujer», que, reconstruyen fuentes policiales, se arrinconó para apagarse tragando la combustión que afectó sus órganos internos. Sus hijos también fueron alcanzados por las llamas.

Además, confesaron a El Primero, las heridas se agravaron ya que se le adhirió al cuerpo el plástico que recubría la humilde casa del barrio Sagrada Familia en José C. Paz.

Anabella y su pequeña hija de dos años ,que se encontraba en su carrito, fueron las receptoras directas. La bebé lucha por su vida y se encuentra en grave estado internada en el hospital Garraham.

Ramírez, que se encuentra detenido, tenía un amplio prontuario de robos en la zona y había estado preso en reiteradas ocasiones. Hace meses recobró la libertad luego de robar un jardín de infantes y ser linchado por vecinos.

El historial de violencia contra sus mujer e hijos también fueron denunciados en reiteradas ocasiones.

Noticias relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *