miércoles 16 de enero de 2019 - Edición Nº1028
El Primero Noticias - Actualidad » Editorial » 11 dic 2018

Basta de callar ante los abusos, basta de callar ante los que justifican los abusos

La denuncia pública contra el actor Juan Darthés por la violación de la actriz Thelma Fardin, cuando tenía 16 años, despertó el debate sobre el silencio ante los abusos sexuales. También puso como una fractura expuesta el rol de los adultos ante el silencio.


Por:
LIONEL BENITEZ

Por Lionel Benitez

Thelma Fardin denuncia que fue violada a los 16 años por el Juan Darthés, el tema tomó relevancia nacional ya que el actor venia con una larga fila de denuncias por acoso. Quiero repasar los cambios de paradigmas y no profundizar en la noticia en sí, harta conocida desde hoy y punta de lanza contra la lucha abusiva.

Hasta la aparición del actor Fernando Peña y Juan Castro, quienes pusieron la homosexualidad y el flagelo  de la droga, en los medios los problemas de adicción y enfermedades no se atacaban y no se brindaba información, se tapaban literalmente. Los mediáticos rompieron el molde y el tema estalló de la noche a la mañana, hoy no se oculta en los medios, se sienta posición pero no se oculta.

Los abusos en nuestro país siguen marcando una agenda que es invisible para hombres y mujeres que se resisten a aceptar que los abusos existen, que son patrimonio intrafamiliar, en la gran mayoría de los casos, que el Estado aún no pone todo su potencial para asistir a la víctima, la policía no está preparada y que el miedo ante la falta de garantías se traduce en silencio, en más miedo y en muerte literalmente.

Lo importante de este caso es el nivel de audiencia y alta rotación que ha tomado (como se le dice en el mundo radial). Pero hay resistencia, resistencia que ya no se oculta  y pone a la víctima en un lugar de paria social, de culpable de la destrucción de la familia, culpable de no tener custodia personal, de ser Mujer, de sentir, de ser menor, de decir NO, de denunciar.

Las redes inmediatamente entraron en erupción con el  estado de sospecha permanente. Pululan entre que la denuncia es inventada, se preguntan dónde estaban los padres de la menor, sugieren que se las masacre hasta que escupan la verdad y se la destruye con toda saña.

Con este clima de presión social no es extraño que una Mujer guarde el secreto por años. Se sorprenderían la cantidad de nenas, hijas, sobrinas, vecinas y madres abusadas, porque, claro, cuando una Mujer que convive es obligada por su marido o novio a tener relaciones también es abuso. Quizás te dijeron que no lo es, que es de tu propiedad y podes hacer lo quieras, pues no, ni pareja ni tu hijos son de tu propiedad, no podés hacer lo que se te cante, lo siento pero bienvenido al nuevo milenio.

Lo que me asombra de los casos expandidos en las redes sociales es que, el abusador jamás es el culpable, está naturalizado. La culpa es de la Mujer, por no denunciar en una realidad adversa, por no irse de la casa cuando no tiene un techo, por depender económicamente cuando el mundo en el  que vivió sometida es todo lo que conoce, por paralizarse por el miedo de no saber que hacer.

Se me viene una preocupación aún peor de todo lo que vengo sosteniendo desde todos los espacios que puedo, lo que se dice en las redes son reflejo social alarmante. Cuando un hombre o una mujer (porque hay Mujeres que también son víctimas de la histórica construcción de violencia naturalizada), aseguran que las victimas mienten o son culpables por que sus padres no estuvieron en el momento del abuso, inmediatamente a uno le encienden las alarmas, pero no por ellos, por sus hijos.

Una persona que cree que un menor debe tener custodia personal hasta cuando va al jardín de Infantes, pero no encuentra responsabilidad en el abusador, fácilmente puede ocultar, obligar a callar e inventar excusas ante un hecho de abuso en el seno familiar.

Menos condena y más información para las familias, menos redes y más momentos con los hijos, más charlas y menos regaños, más educación sexual  y menos chantaje. Basta de callar los abusos, condenémoslo desde ahora y para siempre.       

  

 

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS