lunes 19 de febrero de 2018 - Edición Nº697
El Primero Noticias - Actualidad » Editorial » 20 mar 2015

¿Pueden tenderse nuevos puentes ante la crecida antiperonista?


La pelea por el Pj bonaerense jamás fue casual, el gobernador Daniel Scioli algo intuida. Es el mismo aroma que se esparce hacia el PJ nacional, ven los movimientos del kirchenerismo y,  a juzgar por los últimos resultados, no son buenos augurios. La presión sobre los barones del conurbano se empieza a sentir, es por eso que varios de ellos optaron por guarecerse en sus municipios, se avecina una tormenta antiperonista orquestada por parte del oficialismo. Cristina Fernández comienza a diagramar listas y candidaturas. Hasta ahora se observan dos objetivos: encerrar a Scioli y deshilachar a Massa a como dé lugar; hasta resulta raro que los sectores de poder  vayan en dirección, alimentados por sus intereses, que los del gobierno nacional en la idea de darle ventaja a Mauricio Macri. El despido de Mazzón, el empujón a la candidatura de Marangoni  en la ciudad de Buenos Aires y la encerrona a Scioli con la candidatura de Julián Domínguez es leído por los intendentes del conurbano como que, una vez más, nadie va a tener calce en este juego y, al igual que en 2013, la cámpora va poner la música con la que deban bailar todos los municipios. En este escenario Sergio Massa se ve perjudicado, la alianza del Pro con la Ucr  es otro de los temas de decantación. La idea que sobrevuela es que el kirchnerismo juega a menos y en su esquema de batalla, está la de bajar a dos al precio de uno. La polarización, término de moda que acuñamos desde este medio hace tiempo, es letal para massa que, obligado, debe refugiarse a media cocción a pesar de haber ganado en 2013. Los intendentes han visto las señales y no son buenas, el peronismo se queda sin garita mientras la presidente cierra caminos. Varios intendentes no ven mal que Massa se vuelque a pelear la provincia de Buenos Aires, aunque el diputado nacional no suscriba a esto en el juego del poder real todo puede ser. Luego de 12 años de kirchnerismo se juega el poder de las estructuras y los intendentes de manera profiláctica,  van a proteger sus distritos a como de lugar. Es este terreno el peronismo, herido, va a ir amoldándose a sus necesidades. Si Cristina Fernández continua arriando al trote kirchnerista las PASO,  el peronismo se irá abroquelando. Son del mismo racimo solo que los enfrenta una elección intermedia pero varios tienden líneas entre sí. ¿Podría darse un amarre peronista para evitar el naufragio? Ante la estampida que puede generar el crecimiento, avivado por el oficialismo, de Macri y su polo antiperonista, el peronismo podría volcarse sobre Massa y Scioli, y como esto es poder por poder, moverse como espejo en contra del kircherismo  para aguantar y propinar una respuesta, los puentes del peronismo de un lado  y del otro no están muy dinamitados. Si Massa se ve debajo de las encuestas y la jefa de Estado sigue asfixiando a Scioli, un acercamiento para derrotar al kirchnerismo no sería una locura, después de todo, se juega el poder. Es más, últimamente el discurso del Frente Renovador   está más cercano a Scioli que a Macri. LIONEL BENITEZ

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS