jueves 20 de septiembre de 2018 - Edición Nº910
El Primero Noticias - Actualidad » Editorial » 9 jun 2016

Como quedar en ridículo explicando lo inexplicable

Los gatilleros de Jesús Cariglino tardaron en reaccionar ante la noticia del bulín escondido del ex intendente, claramente fueron a buscar directivas de como  direccionar el ataque, es más sencillo hacerlo desde afuera agarrándose de todo lo que encuentran. Lo dijimos en su momento, Cariglino no es un hueso fácil de roer y esto recién comienza. Pero no pueden explicar lo inexplicable y utilizan razonamientos que nada tienen que ver con el tema de la corrupción.


Los gatilleros de Jesús Cariglino tardaron en reaccionar ante la noticia del bulín escondido del ex intendente, claramente fueron a buscar directivas de como  direccionar el ataque, es más sencillo hacerlo desde afuera agarrándose de todo lo que encuentran. Lo dijimos en su momento, Cariglino no es un hueso fácil de roer y esto recién comienza. Pero no pueden explicar lo inexplicable y utilizan razonamientos que nada tienen que ver con el tema de la corrupción. Vamos a desandar los pasos desde la última noticia: el ‘‘bulín tras bambalinas’’ donde, fiel a su estilo, el publicista cariglinista, publica y explica lo que es difícil explicar. Para eso utiliza a dos editorialistas que intentan explicar quién sabe qué sin mucho éxito. En primer lugar utiliza de punta de lanza a Julio Bárbaro, hoy massista. El politólogo ensaya una defensa muy particular: ‘‘Este pibito habla de Cariglino, yo lo conozco, fui a atenderme en sus hospitales cuando estaba mal del cuore, lo desafío a que me muestre que kirchnerista hizo más obras que él’’. La obsesión es propia de Cariglino, creyó que iba a ser embalsamado con todas sus pertenencias en el edificio municipal como los faraones. Bárbaro se equivoca, los hospitales no son del ex intendente, no se hizo con su dinero. Además, construir un hospital no inhabilita que haya ocultado un quinto piso. El ex mandamás no pudo explicarlo. Otra cosa llamativa del exaltado Julio Bárbaro es que utiliza el discurso efectivo: ‘‘este pibe de la cámpora’’, dice. Propio de los tiempos de derecha que corren, el politólogo juega con esa efectividad:  esgrimir la idea de la pertenecía a la  agrupación de Máximo Kirchner, claramente una mentira pero efectiva. Apuesta a que este veranito conservador dure mucho. Tengo mis dudas. ‘‘Cuando estaba mal del cuore me atendí en sus hospitales’’, repite en reiteradas oportunidades. ¿Acaso los problemas de salud de Bárbaro son la muestra cabal de honestidad municipal? Con ese concepto, hoy que su salud es óptima, Cariglino seria sospechoso de corrupción.  Delirante. En otro editorial hacen la utilización política descabellada. Se habla de relato alrededor de la figura de Cariglino y una obsesión para con el ex barón. Hay cosas que son difíciles de relatar. Es cierto que la criminalidad aumentó en estos meses, hay más recesión y los hechos evitables son cada vez más recurrentes, sucede en todos los municipios del conurbano. Las recetas que utiliza el gobierno de Mauricio Macri, donde Cariglino cumple funciones, son el desencadenante de la crisis que se avecina. No hay relato, existe una sola realidad inapelable y desde que el ex alcalde asumió hace 20 años,  colecciona causas por doquier. El ex intendente de Malvinas Argentinas fue acusado de estafa, asociación ilícita y administración fraudulenta. Estuvo detenido por este tema en noviembre de 2003 y salió en libertad tras pagar una fianza de 500 mil pesos. También fue denunciado penalmente junto a su hermano y senador provincial Roque Cariglino y el hijo de éste, Maximiliano  por presunto "enriquecimiento ilícito". A su vez el Tribunal de Cuentas provincial le aplicó una multa de más de 6 millones, por irregularidades en el Ejercicio del año 2014. Entre otras tantas cosas como el caso de terrenos fiscales para negociado inmobiliario. Después de 20 años de gestión solo el 8% de los malvinenses tiene acceso a las cloacas, el 12% solo accede al agua corriente y  el 45% está conectada a la red de gas, no hay relato con que justificar un distrito donde sus funcionarios, ñoquis y amigos vivieron en la opulencia mientras los vecinos en la desidia.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS