EditorialPolítica

Intendentes: garantes de la contención social

POR LIONEL BENITEZ

Desde hace tiempo los municipios del conurbano son una provincia, son un desafío para los jefes comunales que cada vez tienen más responsabilidades y un presupuesto sin actualización profunda.

La pandemia del Covid-19 puso a exprimir las ideas a los intendentes, el desafío no es solo del presidente, la logística y el funcionamiento de los engranajes del Estado para asistir a los millones de argentinos pasan por las manos y decisiones de los intendentes también, son el primer mostrador.

Cada municipio es un mundo diferente en sí. Muchos pudieron destinar más recursos a salud, otros, en cambio, solo corren tras la urgencia de comprar mercadería para contener el tejido social que, la cuarentena, el párate del comercio y la imposibilidad de salir a la calle del trabajo informal hacen que la paciencia del conurbano profundo sea un recurso difícil de encontrar en estos días.

Los casos de los jefes comunales que deben contener tienen municipios con su propia historia reciente.

José C. Paz es un territorio complejo, diferente a todos, de recursos escasos donde el 2001 fue el de largas colas para retirar bolsas de mercadería. La velocidad del tiempo hace que eso quede como una anécdota, pero fue una situación tensa llena de matices actuales.

En la semana municipios como José C. Paz tuvieron que salir a asistir entre cambios y reordenamiento interno.

Esta semana grupos de izquierda y piqueteros llegaron a las puertas de varios palacios municipales para pedir bolsones de alimentos, es el momento donde se sienten fuertes para solicitar atención y saben jugar el juego de tensar la cuerda. Hubo casos de funcionarios que compraron de su bolsillo para llevar mercadería a los barrios.

Otro de los temas que desvelan a los intendentes son los recursos y la coparticipación. La ciudad de Buenos Aires recibe en presupuesto, solo para el espacio público, lo que un distrito del conurbano utiliza para toda la estructura. Diferencias que comienzan a picar. Ya hubo pedidos concretos sobre el tema.

El pedido de exilio al gobierno nacional, con el que se comunican de manera transversal, cada vez son más recurrentes, Alberto sostiene que está analizando, afilando la punta al lápiz para socorrer a todos. “No llegamos”, saben decir a pesar de las cuentas ordenadas de muchos de ellos.

Las largas colas en los bancos, la interna entre el sector bancario y el gobierno nacional también afectó a los alcaldes que tuvieron que salir de la noche a la mañana a confeccionar un esquema que contenga dentro salud, seguridad y logística para contener las miles de personas que salieron a la calle para hacerse de efectivo, en los municipios el Estado también ocupa los lugares que deberían ocupar, en este caso, las entidades bancarias. Contener, administrar y gestionar en tiempos de pandemia, algo formará, sin dudas, el carácter y musculatura de los municipios.

Noticias relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *