ConurbanoProvincia

El peligro de viajar en el transporte público del conurbano

El escenario de contagios de coronavirus en el transporte público si se respetan los protocolos. ¿Cuál es el riesgo de viajar en trenes, subtes y colectivos?

Por el avance de la segunda ola de contagios, y ante el temor de un eventual colapso del sistema sanitario, el gobierno estableció nuevas medidas de seguridad del transporte público, con el objetivo de sostener la ventilación y los cuidados para reducir el riesgo de casos de coronavirus. ¿Cuál es el riesgo de viajar en trenes, subtes y colectivos en el conurbano?

Diversas investigaciones muestran que si se cumplen los protocolos en los medios de transporte, la cantidad de infectados es cercana a cero.

El coronavirus se contagia al inhalar gotas expulsadas por la tos o los estornudos de una persona infectada, o tocando superficies contaminadas con estas gotas. En los colectivos, trenes, subtes y colectivos, si se mantiene la distancia entre los pasajeros y las ventanillas están abiertas para asegurar la circulación del aire, no existe un peligro grave de contagio.

Se define el «contacto cercano» al estar dentro un radio de al menos dos metros de una persona infectada por más de 15 minutos. El transporte público bien ventilado con el uso de tapabocas presenta menos riesgo que otros ambientes interiores, como un bar concurrido y poco ventilado. Como los viajes son de corta distancia, manteniendo los protocolos de distancia, higiene y tapabocas, es poco probable contagiarse en el transporte público.

Según publicó Telán el fin de semana, la ventilación apropiada, el correcto uso del barbijo y la distancia social resultan cruciales para disminuir la transmisión en colectivos, trenes y subtes, entre otros lugares que pueden concentrar un gran número de personas.

  • Estornudar sin barbijo es una de las causas de propagación más rápido del coronavirus en un ambiente cerrado, como un medio de transporte. «Las gotas grandes o “balísticas” son más pesadas, caen rápido por los efectos de la gravedad y tienen la capacidad de proyectarse hasta tres metros de la persona que las emite».

En cambio, los aerosoles pueden quedar suspendidas en el ambiente por varias horas, dependiendo de las condiciones del espacio.

  • Al hablar sin barbijo, las partículas que generamos se proyectan entre cinco y diez veces más que el promedio y son considerados “superemisores del habla”.  Cuando un pasajero habla genera de forma permanente partículas grandes y aerosoles que comienzan a concentrarse a su alrededor.

«La gran mayoría se trasladará hacia el frente a medida que la persona continúa hablando, mientras que otras quedarán adheridas al techo, piso y otras superficies del colectivo».

  • Al hablar sin barbijo, las partículas que generamos se proyectan entre cinco y diez veces más que el promedio y son considerados “superemisores del habla”.  Cuando un pasajero habla genera de forma permanente partículas grandes y aerosoles que comienzan a concentrarse a su alrededor.

«La gran mayoría se trasladará hacia el frente a medida que la persona continúa hablando, mientras que otras quedarán adheridas al techo, piso y otras superficies del colectivo».

En el caso de hacerlo en un ambiente con aire acondicionado, como un colectivo, «las partículas virales se dispersan con mayor facilidad y llegan a todos los rincones del colectivo. Al ser captadas por los dispositivos, en caso de que no cuenten con los filtros adecuados, algunas de ellas serán reingresadas a la unidad.

Además, las partículas quedan concentradas en los alrededores del equipo de ventilación interna y, cuando se evaporan, comienzan a ser parte del aire del ambiente».

Todos estos escenarios se reducen si el transporte elegido tiene las ventanillas abiertas. En este escenario las partículas «comienzan a concentrarse sobre la cabeza de los pasajeros, pero como algunas salen al exterior, la cantidad dentro del colectivo va a ser menor.

Sin embargo, muchas otras continúan circulando en el interior de la unidad y algunas quedan pegadas en las superficies del vehículo.

Fuente: TELÁM

Noticias relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site is protected by WP-CopyRightPro